Cómo me va

Buenas tardes amigos,
Que qué tal me va. Me preguntáis a veces por las redes sociales.

Ha pasado mucho tiempo desde la última entrada. Más de seis meses. La tienda está cerrada. Ha sido duro volver a ponerse a escribir sobre este tema pero aquí estoy.

Me ha costado meses conseguir no llorar cuando compraba algún material, hacía algún proyecto o preparaba alguna clase. Pero ya está superado.

Sigue siendo duro, claro. Para mí, la tienda era como una especie de hija, y de pronto, murió por circunstancias que yo no comprendía muy bien y ajenas a mí. Perdimos nuestra otra fuente de ingresos y con ella sólo no podíamos alimentarnos. Digamos que murió de hambre.

Tuvimos que buscar otros trabajos y barajar otras posibilidades. Y lo hemos conseguido. Ahora hemos conseguido recuperarnos y se nos han abierto muchas oportunidades diferentes.

Y ya soy capaz de coger otra vez el teclado para contarte cosas de manualidades, o de otra índole. Cosas serias. Porque las manualidades no son un juego. Pueden ser mucho más. Tu vida, por ejemplo.

Te voy a contar unas cuantas cosas que he aprendido durante este camino, ahora que lo veo con un poco más de perspectiva:

* La primera cosa que he aprendido es sobre las personas. Durante estos casi cuatro años, he visto pasar miles de personas por la tienda con sueños, emociones diferentes, alegrías y penas, todas con un objetivo común: hacer manualidades.

He aprendido sobre sus gestos, sobre sus palabras y sobre sus actos. Digamos que me he sacado un máster en psicología de andar por casa. La gente te cuenta sus cosas. Llora, se ríe, comparte contigo. Y es enriquecedor. Y tú escuchas, aprendes a ser paciente, a morderte la lengua, a reír o llorar con ellos.

* La segunda cosa que he aprendido es a organizarme. Estando en mi nuevo trabajo, me descubrí un día escribiendo y organizando todo en una agenda, casi de forma automática.

Y es que ahora no sé hacer nada si no tengo un boli y un papel delante para bocetarlo, planificarlo o ver los pros y los contras. Parece mentira que esto me lo haya dado ser tendera y no los años de estudio y trabajo en ingeniería.

* La tercera, pero no por ello menos importante, ha sido encontrar mi pasión: la enseñanza. Aprender a enseñar es complicado si tú no estás dispuesto a aprender también. Tienes que ser organizado y saber escuchar a las personas no sólo con los oídos, sino con todos los sentidos.

* La cuarta, que uno está hecho para lo que está hecho, aunque nunca deja de aprender. Yo no estoy hecha para trabajar en una oficina de 9 a 6. Estoy hecha para llevar mi propio negocio sí o sí y creo que es innegable porque me encanta organizar mi tiempo a mi manera y siento que me pudro entre cuatro paredes de pladur y una mesa de serie.

*La quinta, a lo mejor, no es un aprendizaje, es un sentimiento que tengo metido en el pecho. Algo parecido a la nostalgia: echo de menos tener clientes directos. Echo de menos hablar con la gente sobre qué quieren, sus ideas, sus opiniones, sus objeciones, sus estar de acuerdo, su contacto.
los consejos, el intercambio.

Todo esto me está dando vueltas en la cabeza últimamente... Hoy soy yo la que necesita consejo.

Tú, que me has seguido por Facebook incondicionalmente desde que abrí la tienda allá por 2013... O tú, que has venido a mis talleres y nos hemos hecho verdaderas amigas, o tú, que eres mi tímido amigo que nunca me dice nada pero siempre me regala un 'me gusta'...

¿Qué crees que podría hacer con todo esto que he aprendido?

















8 comentarios:

  1. Pues creo que lo unico que debes hacer, es recuperarte economicamente, y volver a lo que te apasiona y te gusta, lo que te alimenta el alma, si es posible, es lo unico que nos llevamos cuando nos vamos de este mundo. lo aprendido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eva. Muy sensato tu consejo. Es verdad que lo que nos llena el alma es lo que nos va quedando...

      Eliminar
  2. Hola chiqui:
    Las emociones que compartimos, las cosas que aprendemos, los conocimientos que enseñamos a los demás; hacen de nuestra vida, un tapiz de patchwork creado con retales que nos "prestan" cada una de las personas que nos encontramos en el camino.
    En ocasiones, hay que alejarse un poco para percibir la belleza que tiene (cuestión de la perspectiva).
    Disfruta de cada paso en tu camino aunque te lleve a nuevo paisajes.
    Sonríe al ver el cielo, las nubes y el sol (son los mismos estés dónde estés). Y, cuando tengas momentos duros, recuerda que no estás sola.
    ¡Ah!, te presto mi dicho: "El saber egoista es la ignorancia del mundo"... Comparte lo que sabes para seguir aprendiendo.
    Como dice la canción de Pocahontas: "Estamos entre todos muy unidos
    En un ciclo sin final que eterno es"
    Un abrazo ;) Sé feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guau! Muchas gracias por tu sabiduría, Alicia. Estamos todos bajo el mismo cielo :)

      Eliminar
  3. Waw es tan apasionante leerte, cuánto sentimiento, cuánta evocación y qué cantidad de emociones encontradas....

    Pienso que yo fui una de las tantas que dejé en tu tienda una cantidad de vivencias, historias, desahogo...en fin, risas, lágrimas y dinerito, jajajajaja que con gusto lo volvería a invertir, no sólo para mi, sino también para Fritzie que te recuerda como una persona especial en su vida.

    Eres una gran profesional, eres integral, eres grande en todo lo que haces, Cris yo estoy segura que donde tu estés progresas, pero también te diré algo más...Yo que dejé todo lo que amé lejos, por el motivo que haya sido, siempre deseé volver dónde dejé mi corazón, pienso que si tu tienes la suerte de lucrarte con lo que amas, disfrutas, sabes hacer a la perfección y puedes alimentar además de tu cuerpo, tu alma, por qué no hacerlo?
    El Facebook me ha dicho algunas veces, '' hoy tienes recuerdos con Kurisu Pinkurisu'' y entonces yo me pregunto: ¿Cómo le irá a la ardillita rosa?

    Un beso a ti y a Borja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te he respondido por Fb pero te doy por aquí también las gracias por tus consejos y halagos. Mil gracias y recuerdos a Fritz que ya vi que está hecho un hombrecito

      Eliminar
  4. Hola cielo!!! no puedo dejar de comentar tu post. Lamenté mucho que tuvieses que cerrar la tienda, no era una clienta asidua, pero cuando podía, iba. Fuí a talleres tuyos y eres buena profesora (y eso no es fácil), ¿Porqué no aprovechas eso y además de vuestros trabajos das talleres los sábados (si no trabajas) ???? También podías vender material de scrap por internet, no???.

    No sé si te servirá de algo mis consejos, pero lo importante en la vida, siempre que puedas, es hacer lo que realmente te gusta.

    Muchos besos,

    Amor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amor. Viniendo de ti, me anima mucho que me digas que soy buena profe :)
      Estoy pensando varias posibilidades, y una es esa. Muchas gracias por tus consejos y halagos :*

      Eliminar